viernes, 31 de octubre de 2014

#LITERATURA: Ellas, De amor y de peripecias // ***1/5






Ellas es una novela sobre dos mujeres y el adverso círculo que las rodea. Ellas es un enfrentamiento entre Lourdes y Carmen por equilibrar sus vidas. También es un canto ahogado al amor, que todo quiere resistirlo, que todo perdura, que es incapaz de rendirse. Y no importa el tiempo que pase. Y no importa la distancia interpuesta. No importa nada cuando se trata de amar.

Esta es la permisa de Mari Ropero en esta cautivadora y sentimental historia. Está narrada de una forma peculiar, que permite la conforntración de varias versiones, de tal manera que el lector no sólo sea intérprete de las situaciones, sino que lo involucra en ellas como un espectador más. Al conseguir esto, da más vida y más profundidad, porque le permite ahondar más en la personalidad y vida íntima de ambas mujeres por separado.

Carmen, obligada por las complejas circunsatancias económicas, comienza a trabajar muy joven en una agencia de prostitución. En una cita, la casualidad y el destino, llevan a Carmen a encontrarse con Lourdes, una elegante ejecutiva, y surge algo más que un simple servicio de compañía. A partir de ese instante, por mucho que ellas quieran, el río de sus vidas nunca podrá volver a su cauce. A partir de la primera mirada, nada volverá a ser lo mismo.

Lo fascinante de Mari Ropero es la naturalidad y la franqueza con la que plasma las realidad y sentimientos. Como manipula al lector, jugando con él, mientras nos expone a diferentes situaciones en las que ansiaríamos poder gritar con fuerza a las páginas para cambiar el curso de la historia. Todo esto, con dos perfectos cuadros de fondo: La hipnótica ciudad londeniense y la vorágine mágica de Madrid, que forman el escenario perfecto para una relación tan especial como ellas mismas.

La narración es ligera y amena. Y la literatura de M.R es pulcra y adecuada, casi suave. Sobre todo, hay que subrayar que tiene una habilidad especial para desarrollar los diálogos, tanto entre las dos protagonistas, como con los personajes secundarios. Conversaciones que plasman la realidad, que en ocasiones es más intensa que cualquier novela de ficción.